¿Cuándo se comete el delito militar de insulto a superior?

El insulto de un militar o un guardia civil a un superior es un delito contra la disciplina.

Los insultos a superiores se contemplan por el Código penal militar como una insubordinación.

Delito militar de insulto a superior

El Código penal militar (CPM) distingue dos tipos de insulto a superior, nosotros nos vamos a centrar en el que recoge el artículo 43 CPM, que es el que constituye lo que en el lenguaje común se entiende por insultos.

Según este artículo, un militar o guardia civil habrá cometido un delito de insulto a superior cuando:

  • coaccione, amenace, calumnie o injurie gravemente a un superior,
  • en presencia del superior o ante una concurrencia de personas,
  • o por escrito o con publicidad.

Es decir, que este delito de insulto se comete por el militar o guardia civil que realice alguna de las cuatro acciones indicadas, y lo haga en presencia del superior, ante otras personas, por escrito o con publicidad.

Además, para que se dé el delito es indiferente que el militar esté o no de servicio, siempre que quien realiza los actos o afirmaciones tenga conocimiento de que insulta a un superior. Es importante contar con la defensa y el asesoramiento de un abogado militar para acudir con garantías al juicio por este delito.

Consulte su caso con nuestro abogado

Con este delito se protege la disciplina que debe imperar en las Fuerzas Armadas y en la Guardia Civil para que estas instituciones puedan funcionar debidamente.

El delito de insulto a superior también protege la subordinación que los inferiores deben a sus superiores en rango, independientemente de que sean sus superiores directos.

De forma muy básica, vamos a explicar qué se entiende por cada una de las acciones:

  • Coaccionar supone impedir con violencia al superior hacer algo que la ley no prohíbe o bien obligarle a hacer lo que no quiera (da igual si es justo o injusto). Esta coacción se debe hacer sin amparo legal, pues si se realiza por un mandato legal, el delito no se produciría.
  • Amenazar implica atemorizar al superior con un mal hacia él o sus allegados. Puede ser un mal contra su persona o sus bienes, e incluso un mal que no suponga delito, si la amenaza es condicional. También se chantajea al superior con revelar alguna información privada o íntima.
  • Calumniar es atribuir al superior la comisión de hechos delictivos cuando se sabe que esto no es verdad.
  • Injuriar es emitir expresiones o insultos graves que dañen la dignidad y el honor del superior.

Pena por insulto a superior

La pena que se puede imponer al militar que insulte a un superior es de prisión de 6 meses a 3 años.

El tiempo de prisión al que condene el tribunal variará en función de la gravedad de los hechos y de las circunstancias en que se hayan producido (con publicidad, ante otras personas, insultos muy graves, etcétera).

Consulte su caso con nuestro abogado

Insulto a superior atenuado

El artículo 43 CPM también contempla que el militar cometa delito de insulto a superior si le coacciona, amenaza, calumnia o injuria gravemente, aunque no sea en su presencia, ni ante otras personas, ni lo haga por escrito o con publicidad.

En este caso, la condena será de prisión de 6 meses a 1 año y 9 meses de prisión.

La dificultad de este delito atenuado será su prueba en un juicio ante el tribunal militar correspondiente.

Si las amenazas, coacciones, insultos o calumnias se hacen en privado, sin dejarlo por escrito en documentos o incluso en un espacio en el que sólo se encuentren el militar y el superior, será muy difícil probar los hechos.

Contacte con el abogado de Pactio Legal – 644.678.136

Los datos personales que nos facilite por este formulario pasarán a formar parte de una base de datos propiedad de Pactio Mediación SC. Usted puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, cancelación, oposición y demás sobre sus datos escribiendo un correo a [email protected]. Si no está conforme con el tratamiento de sus datos personales, puede presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de Datos (www.aepd.es).
David Fernández Sánchez

Abogado adscrito al Ilustre Colegio de la Abogacía de Madrid (ICAM), colegiado 137.019. Me dedico al derecho militar y al derecho penal, y también defiendo en algunas materias de derecho administrativo y laboral. También soy mediador de conflictos civiles y mercantiles.

By David Fernández Sánchez

Abogado adscrito al Ilustre Colegio de la Abogacía de Madrid (ICAM), colegiado 137.019. Me dedico al derecho militar y al derecho penal, y también defiendo en algunas materias de derecho administrativo y laboral. También soy mediador de conflictos civiles y mercantiles.

Related Posts

Enviar Whatsapp
¿Cómo podemos ayudarle?
Si quiere, puede contactarnos por Whatsapp. También estamos disponibles en el teléfono +34.644.678.136 y en el correo [email protected]