¿Qué hacer en un expediente disciplinario como Guardia Civil?

Si le han abierto un expediente disciplinario como Guardia Civil, el mejor consejo es que se asesore con un abogado para guardias civiles, que podrá defenderle adecuadamente.

Este tipo de expedientes se abren para imponer una sanción al guardia civil por la comisión de una falta disciplinaria. Por eso es muy recomendable contactar con un abogado que entienda los trámites y los diferentes tipos de faltas disciplinarias.

En nuestro despacho Pactio Legal contamos con un abogado para guardias civiles y militares, con conocimiento de las leyes que son relevantes en este tipo de expediente.

El régimen disciplinario de la Guardia Civil se usa por los mandos, en muchas ocasiones, con abuso. E incluso, aunque se haya cometido una falta, el castigo o sanción que casi siempre se impone es desproporcionado. Un abogado para guardias civiles le puede ayudar en todas estas cuestiones, bien sea consiguiendo el archivo del expediente o reduciendo la sanción.

Derechos en el expediente disciplinario como guardia civil

Cuando una autoridad de la Guardia Civil abre un expediente sancionador no puede tomar decisiones arbitrarias, porque el guardia civil al que se pretende sancionar tiene unos derechos que se deben respetar.

Los principios básicos que se deben dar en todo expediente disciplinario a un guardia civil son:

  • Legalidad: sólo se pueden imponer sanciones por faltas disciplinarias que estén previstas en la Ley Orgánica de Régimen Disciplinario de la Guardia Civil. No se pueden crear faltas a capricho del mando.
  • Imparcialidad: el mando que vaya a instruir el expediente no debe tener ningún tipo de relación con el guardia civil al que se pretende sancionar, ni de amistad ni de enemistad, ni con la persona que formuló el parte o denuncia.
  • Publicidad: el acceso a los documentos y actuaciones del expediente siempre será público para el guardia civil al que se pretende sancionar.
  • Contradicción: se debe garantizar al guardia civil la posibilidad de contradecir los elementos de prueba (documentos, testigos, peritos, etcétera) que se incluyan en las actuaciones del expediente disciplinario.

En lo que se refiere a los derechos que el guardia civil tiene dentro del expediente disciplinario son los siguientes:

  • Presunción de inocencia: el guardia civil no puede ser considerado responsable de las faltas disciplinarias que se le achacan hasta que no haya quedado demostrada su culpabilidad.
  • Información de la acusación: el guardia civil debe conocer con suficiente antelación los hechos por los que se le acusa para sostener que ha cometido una falta disciplinaria.
  • Defensa: este conocimiento de los hechos es lo que permite al guardia civil ejercitar su derecho a defenderse, pues podrá aportar otras pruebas, poner en duda las que consten en el expediente, etcétera.
  • Audiencia previa: consiste en la posibilidad de que el guardia civil que va a ser sancionado pueda tener acceso a toda la información del expediente antes de que se tome una decisión, además de poder alegar todo lo que convenga para su defensa.
  • Uso de medios de prueba: las pruebas deben ser pertinentes, es decir, necesarias para demostrar la veracidad o falsedad de los hechos que se imputan al guardia civil. Esto significa que no sirve cualquier prueba, sólo aquellas relacionadas con los hechos.
  • Recursos: el guardia civil sancionado en un expediente tiene derecho a recurrir la decisión ante el mando superior para que se revise la imposición de su sanción. También puede acudir a los tribunales militares a través del recurso contencioso-disciplinario militar.

Consulte su caso con nuestro abogado

Tipos de expedientes disciplinarios en la Guardia Civil

Hay dos tipos de expedientes disciplinarios en la Guardia Civil y, en función de cada uno, la ayuda de un abogado para guardias civiles y dedicado al Derecho militar es más o menos necesaria.

Expediente disciplinario por falta leve

El expediente disciplinario por falta leve a un guardia civil está pensado para sancionar aquellas infracciones de menor importancia disciplinaria. Por eso, es un expediente que pretende ser más rápido en su tramitación.

Nuestra recomendación siempre es asesorarse con un abogado en este tipo de expediente disciplinario, pero por la poca entidad de las infracciones, el guardia civil puede defenderse a sí mismo.

El primer paso es notificar el inicio del expediente al guardia civil, quien tiene 5 días hábiles (no cuentan domingos ni festivos) para presentar un escrito de oposición, proponer las pruebas necesarias para su defensa y acompañar los documentos que crea le pueden ayudar.

El mando debe verificar la exactitud de los hechos denunciados, oír al guardia civil inculpado, explicarle en esta declaración que tiene derecho a guardar silencio, a no declararse culpable y a la presunción de inocencia.

Si se han aportado documentos, informes o se ha propuesto alguna prueba, una vez que se haya realizado, el guardia civil expedientado podrá acceder a toda la documentación y formular las alegaciones que crea convenientes en otros 5 días hábiles.

Tras todo esto, si el mando considera que se ha cometido una de las faltas leves tipificadas en la Ley, impondrá la sanción.

La sanción se debe notificar por escrito al guardia civil y en la resolución deben constar los hechos, la calificación jurídica, la sanción que se impone y los recursos que caben contra ella.

El expediente debe finalizar en 2 meses desde que se inicia.

Si el guardia civil no está de acuerdo con la sanción, podrá recurrirla ante el mando superior e incluso ante los tribunales militares. Para esto último necesitará abogado.

Consulte su caso con nuestro abogado

Expediente disciplinario por falta grave o muy grave

La otra modalidad es el expediente disciplinario por falta grave o muy grave, que está pensado para sancionar hechos que afectan de forma importante a la disciplina en la Guardia Civil.

En este expediente es muy recomendable actuar asistido de abogado, pues las complejidades del proceso y las posibles sanciones (desde pérdida de destino hasta la expulsión de la Guardia Civil) hacen aconsejable asesorarse con un experto en Derecho.

El expediente disciplinario por falta grave o muy grave se inicia por una orden de incoación del mando que tiene la potestad para sancionar. En esa orden se deberá nombrar instructor, que será un Oficial de la Guardia Civil que desarrolle el expediente, y secretario, nombre que recibe el guardia civil que se encargará de ordenar el expediente, realizar las notificaciones, etcétera.

Lo primero que hará el instructor es tomar declaración al guardia civil expedientado. Es importante saber que se debe comunicar al guardia civil el acuerdo de inicio del expediente, así como la posibilidad de estar asistido en todo momento por abogado.

Como en cualquier declaración, el guardia civil expedientado tiene derecho a no responder alguna o todas las preguntas, a no declarar contra sí mismo y a no confesarse culpable. Hay que recordar que el guardia civil es inocente hasta que se demuestre lo contrario

Después, el instructor formulará el pliego de cargos en que deben constar los hechos de los que se acusa al guardia civil, qué tipo de falta constituyen, su responsabilidad y las posibles sanciones que se le puedan imponer.

Este pliego de cargos se notificará al guardia civil expedientado, que podrá ver toda la documentación del expediente y tendrá 10 días hábiles para alegar lo que considere necesario para su defensa y proponer las pruebas necesarias.

Si se ha propuesto alguna prueba, el instructor del expediente procederá a practicarlas. En los expedientes disciplinarios por falta grave o muy grave es importante solicitar prueba en función de los hechos que se imputen al guardia civil.

Como prueba, se pueden aportar documentos o pedir que testifique alguna persona que haya visto los hechos o que pueda servir de descargo para el expedientado. También se pueden solicitar periciales de valoración de bienes, si lo que se imputa es una falta de destrucción de material, por ejemplo.

Una vez practicada la prueba, el instructor elaborará una propuesta de resolución en la que fijará los hechos, las consecuencias jurídicas y si recomienda sanción o no. A esta propuesta, el guardia civil expedientado puede alegar los argumentos que le convengan en su defensa en otros 10 días hábiles.

El último paso es la resolución definitiva, que adoptará el mando que tenga poder para sancionar.

Como se ve, el expediente disciplinario por falta grave es un proceso estructurado y complejo en el que hay que tener en cuenta muchos detalles.

Además, es importante realizar las alegaciones y pedir las pruebas pensando en la posibilidad de recurrir una hipotética sanción ante los tribunales militares. Por ello, la intervención de un abogado para guardias civiles y dedicado al Derecho militar es imprescindible.

¿Necesito abogado para un expediente disciplinario como guardia civil?

La Ley Orgánica Reguladora del Régimen Disciplinario de la Guardia Civil no hace obligatoria la intervención de un abogado en el expediente sancionador.

El artículo 42.2 indica que el guardia civil expedientado podrá contar con la asistencia y el asesoramiento de un abogado o de un guardia civil que elija.

Aunque el abogado no sea obligatorio en la fase de expediente, es muy recomendable contar con uno que pueda asesorarnos y realizar una defensa eficaz de nuestros intereses.

Hay que tener en cuenta que la mayoría de los expedientes acaban en sanción y, si se desea recurrirlos en los tribunales militares, la intervención previa de un abogado puede facilitar que se anule el castigo.

¿Necesita un abogado? Contacte con Pactio Legal

Los datos personales que nos facilite por este formulario pasarán a formar parte de una base de datos propiedad de Pactio Mediación SC. Usted puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, cancelación, oposición y demás sobre sus datos escribiendo un correo a [email protected] Si no está conforme con el tratamiento de sus datos personales, puede presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de Datos (www.aepd.es).
By David Fernández Sánchez

Abogado inscrito en el Ilustre Colegio de la Abogacía de Madrid (ICAM). Mis áreas de especialización son el Derecho militar, administrativo, laboral y penal. También soy mediador de conflictos civiles y mercantiles.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Related Posts

Enviar Whatsapp
¿Cómo podemos ayudarle?
Si quiere, puede contactarnos por Whatsapp. También estamos disponibles en el teléfono +34.644.678.136 y en el correo [email protected]